Cuando acudes a un restaurante de carnes a la brasa en Girona seguramente quieres saborear un buen plato, jugoso y aromático. Para ello es indispensable seleccionar los cortes de carne más adecuados, que se mantengan tiernos después de la cocción y que no contengan un exceso de grasa.

Además de estas características, está la presentación del corte, muy importante en los servicios de restauración. Una porción compacta, de buen tamaño y de color uniforme es lo que distingue a un buen restaurante de carnes a la brasa en Girona

Si lo que prefieres es la carne de res, podrás escoger los famosos chuletones, sin duda uno de los mejores platos que puedes comer, espectacular y de sabor muy definido. El lomo alto de ternera o de buey es otra porción que siempre es muy bien aceptada una vez lograda su adecuada cocción. La aguja también es un corte de singular calidad y perfecto para asar sobre las brasas. La tira de costilla se logra seccionando de manera perpendicular a los huesos y tiene la ventaja indudable de ser una de las partes más gustosas.

Hay piezas de otros orígenes como los corderos, de los cuales quedan excelentes las piernas y las paletillas cuando el animal tiene la edad justa para que su carne te brinde un gran sabor mientras sigue siendo tierna. Respecto al cerdo, tiene tres cortes que son excelsos para comer a la brasa. El primero es la presa, una carne entreverada que te brinda un gran sabor y la cualidad de ser muy tierna. El lomo es una porción magra, pero de deliciosa y el solomillo, la más tierna, emana un delicioso aroma que aumentará tu disfrute al probarla.

En el Restaurant Can Veí no solo conocemos los mejores cortes sino que sabemos asarlos a la perfección, acompañarlos de las mejores salsas y maridar con gran tino para tu máximo deleite.